Saludo del Ministro Federal de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, con ocasión del Día de la Unidad Alemania el 3 de octubre de 2017

Außenminister Sigmar Gabriel Ampliar imagen (© Auswärtiges Amt) Hace casi tres decenios celebrábamos la reunificación de Alemania y la superación de la división de Europa en este y oeste. Hasta el día de hoy el recuerdo de esta superación de lo que separaba mueve a gentes en todo el mundo. Con gratitud echamos la vista atrás a esta oportunidad histórica y a los políticos que en su momento pusieron los cimientos de la reunificación: Willy Brandt y Helmut Kohl, fallecido este año.

 

A todo ello le habían antecedido años de la política de distensión del entonces Canciller Federal Willy Brandt, en los que, pese a los sistemas antagónicos, se pudo alcanzar un cambio a través del acercamiento. El compromiso de Alemania en pro de la integración europea, la reconciliación con los Estados vecinos y el rechazo de ansias nacionales de poder crearon el marco para la unidad alemana.

 

Tras la reunificación de Alemania y la ola de democracia y Estado de Derecho que en aquel entonces alcanzó a muchos Estados del mundo, hoy nos encontramos en un momento en el que vuelven a asomar con fuerza los intereses opuestos. Los desafíos internacionales han continuado aumentando en los años pasados: conflictos geopolíticos, terrorismo, movimientos migratorios y de refugiados, pobreza y hambre, así como el avance del cambio climático y las epidemias suponen grandes tareas para las sociedades de todo el mundo.

 

Aún seguimos buscando, como lo llamaba Willy Brandt, una “política interior mundial”, marcada por la justicia global, la fuerza de la ley y la superación de las fronteras nacionales. La comunidad internacional ha logrado avances sustanciales en las últimas décadas; la Agenda 2030 es un hito para la comunidad internacional, cometido y promesa a la vez. Solo juntos y en pie de igualdad se pueden superar los desafíos globales, por ejemplo, el cambio climático con sus dramáticas consecuencias, como sequías e inundaciones. También la pacificación de conflictos y crisis regionales es una tarea de alcance global: la estabilización y el desarrollo crean expectativas de vida.

 

Ningún Estado del mundo puede solucionar por sí solo los problemas internacionales a los que nos enfrentamos. Todos estos problemas no se combaten con el aislamiento, sino únicamente con socios fuertes. A la luz de su propia historia y de las experiencias relacionadas con la superación de la tiranía y la creación y el fortalecimiento del Estado democrático de Derecho, Alemania está haciendo frente a los desafíos. El país está dispuesto a asumir responsabilidad a escala internacional. Por ello Alemania presenta su candidatura a un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el periodo 2019/2020. Vivimos en una época de grandes desafíos, cuya superación será decisiva para el futuro de la humanidad y del planeta. Al mismo tiempo vivimos en un mundo de muchas nuevas oportunidades que deberíamos modelar activamente. El Día de la Unidad Alemana es una buena oportunidad para adquirir consciencia de ello.

Saludo del Ministro Federal de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, con ocasión del Día de la Unidad Alemania el 3 de octubre de 2017

Feier zur deutschen Wiedervereinigung