Discurso con motivo de la celebración del Día de la Unidad Alemana

Día de la Unidad Alemana

San José, 3 de octubre de 2017

Muy estimado señor Alejandro Solano, Viceministro de Relaciones Exteriores y Culto,
Excelentísimos miembros del Gobierno,
Excelentísimos miembros de la Asamblea Legislativa,
Estimados miembros de los organismos públicos,
Estimados colegas del Cuerpo Diplomático,
Queridos compañeras y compañeros de la embajada
,
Queridos amigos y amigas,
Meine sehr verehrten Damen und Herren,
liebe Landsleute, Freunde und Bekannte!

Para mi esposa y para mí es la cuarta vez que podemos darles la más cordial bienvenida aquí en el Country Club en San José con motivo de la celebración de la fiesta nacional alemana. Nos alegramos de que nuevamente tantos de ustedes se hayan presentado. Este día es especial para nosotros y para nuestro país. Me emociona mucho que los niños y niñas del Colegio Humboldt hayan logrado expresar lo simbólico de este día de manera tan linda y hábil en sus cuadros y dibujos, que podemos admirar en la entrada y sobre la pantalla.

Me gustaría con pocas  palabras esbozar el trasfondo de la celebración de la Unidad Alemana y de paso resaltar el concepto de solidaridad que me parece importante para Alemania y las relaciones con el mundo, especialmente con Europa y Costa Rica.

El 3 de octubre de 1990, los dos Estados de Alemania Occidental y Oriental, separados por lo menos desde la construcción del infame muro en 1961, se unieron de nuevo. Esto sucedió sobre la base de la Constitución de Alemania Occidental, la llamada Grundgesetz o "Ley Fundamental" que regía en el Oeste desde 1949.

La fecha del 3 de octubre de 1990 es la que celebramos. Un año anterior a esta fecha, el 9 de noviembre de 1989, se había dado la verdadera caída del muro, que durante casi 30 años dividió las Alemanias, después de meses de manifestaciones pacíficas en Alemania del Este y la permisividad por parte del presidente reformista ruso Michail Gorbatschow. "Nosotros somos el pueblo", cantaban entonces los manifestantes en Leipzig.

A lo largo de la historia, por cierto, las fiestas nacionales alemanas han cambiado varias veces: antes de 1990, el 17 de junio, para conmemorar el momento del levantamiento popular en Alemania del Este. Durante el Nacionalsocialismo el 1 de mayo, Día del Trabajo. Antes de 1933, el 31 de julio, el "cumpleaños" de la democracia de Weimar; y durante el Imperio fue el 2 de septiembre, el día de la victoria en la guerra franco-alemana de 1870, que luego dio lugar al Imperio Alemán en 1871.

En total: 5 fechas diferentes a través de la reciento historia de Alemania.

Desde 1990, es decir durante los ultimos 27 años, celebramos el 3 de octubre como día nacional.

 

Señoras y señores:

El restablecimiento de la unidad de Alemania no se logró con la firma bajo el acuerdo de reunificación. El establecimiento de los derechos de libertad más importantes para todos los alemanes tuvo que ser complementado con pasos concretos para la reconstrucción del Este. En otras palabras, fue necesaria una solidaridad sustancial para lograr una unidad real. Era necesario ayudar a Alemania del Este y su gente. Según estimaciones aproximadas, desde 1990 más de 2 trillones de euros han estado fluyendo del oeste hacia el este. Son 2.000 veces 1.000 millones de euros - ¡una suma increíble! Al día de hoy, cada ciudadano alemán sigue pagando adicionalmente un 5,5% de sus impuestos, llamado "Recargo solidario" (Solidaritätszuschlag), destinado exclusivamente a proyectos en el este de Alemania.

 

Señoras y señores:

Creemos altamente en el principio de solidaridad para muchas áreas, no sólo para las relaciones inter-alemanas.

El principio se aplica, por ejemplo, a la Unión Europea y a sus miembros entre sí. Para Alemania, la Unión Europea y la solidaridad europea son una cuestión de corazón. Fortalecer la Unión y la cooperación entre sus miembros es primera prioridad. La solidaridad significa no sólo compartir los beneficios, sino también las obligaciones y cargas contractuales, como por ejemplo la distribución justa y la acogida de refugiados. Con la acogida de casi 1 millón de refugiados en el 2016, Alemania tomó la iniciativa, en una situación de emergencia y en solidaridad con las personas del mundo desplazadas y profundamente afligidas. Todos deben participar en esta tarea. Los ahora más de 60 millones de refugiados en todo el mundo no se disolverán en el aire, al igual que tampoco los flujos migratorios globales. Este desafío permanecerá como una constante para todos los países y todos nosotros.

El principio de solidaridad también se aplica a nuestras relaciones con nuestro país anfitrión Costa Rica. Incluso siendo Costa Rica hoy día un orgulloso país emergente y de transformación, no detendremos nuestra estrecha cooperación con Costa Rica. Más bien, nos apegamos a ella y la intensificamos aún más:

Numerosos expertos alemanes de la Agencia Internacional de Cooperación (GIZ) trabajan en proyectos por un total de más de 65 millones de euros en las áreas de energías renovables y eficiencia energética, protección  del medio ambiente y desarrollo sostenible; en estas áreas el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) proveé recursos financieros por 331 millones de euros. Con ello estamos realizando un aporte solidario en áreas en las que solamente juntos podremos avanzar: la protección del clima y la Agenda 2030.

En el sector educativo, subvencionamos el Colegio Humboldt, institución educativa de encuentro, en el que más del 90% de todos los estudiantes provienen de familias costarricenses. En la Universidad de Costa Rica financiamos la Cátedra Humboldt. Con el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), tenemos una institución que ofrece becas universitarias para costarricenses. Solo en el año 2016, 120 costarricenses se han beneficiado de programas de becas para Alemania. Finalmente, los servicios de la iglesia alemana, Diakonie y Pan para el Mundo, ayudan a los más pobres de los pobres en Costa Rica.

Quiero agradecer aquí a todos aquellos que están activamente involucrados tanto en el lado alemán como en el costarricense.

El año pasado, en el plano político, la importante labor de los expertos y agencias se complementó con importantes visitas: el canciller Manuel González y el ministro de Ambiente y Energía Édgar Gutiérrez visitaron, varias veces y por razones importantes, Alemania. La ministra federal de Medio Ambiente de Alemania, Barbara Hendricks, visitó Costa Rica y ofreció fondos adicionales en el área de clima y transporte. Estos hechos destacados están en consonancia con la exitosa entrada en vigor en enero de 2017 del convenio para evitar la doble imposición de impuestos.

Señoras y señores:

Actores como Costa Rica y Alemania desean trabajar y trabajarán de cerca bilateralmente y –en la escena internacional multilateralmente. Alemania, en todo caso, hará todo lo que esté a su alcance para seguir cumpliendo con sus responsabilidades tambien en el escenario mundial. El próximo año se celebrarán las elecciones para un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU 2019-2020. Estamos agradecidos por el gran apoyo que ha surgido para esta candidatura.

Permítanme al final a decir algunas palabras de agradecimiento y dirigirme después en alemán a los miembros de la comunidad alemana en Costa Rica, como ya es casi tradición:

Quisiera agradecer

-     a nuestro socios del lado costarricense, en particular en la Cancillería, por su cooperación siempre abierta y profesional

-     a los compañeros y compañeras de la Embajada, sin cuyo labor el evento de hoy no hubiera sido posible

-     a los músicos del Colegio Franz Liszt por su linda música

-     a los estudiantes del Colegio Humboldt por sus emocionantes cuadros y dibujos acerca de Alemania y Costa Rica

-     así como a todos los representantes de instituciones culinarias alemanas en San José, que nos estarán seduciendo con sus comidas, bocas y bebidas esta noche!

Meine sehr verehrten Damen und Herren und Mitglieder der deutschen Gemeinschaft in Costa Rica!

Meine Frau Ulrike, mein Sohn Florentin sowie alle Mitarbeiter und Mitarbeiterinnen der Deutschen Botschaft San José freuen sich auch dieses Jahr wieder, den Tag der nationalen Einheit, den 3. Oktober, zusammen mit Ihnen hier in San José zu feiern. Viele Länder beneiden uns um unsere derzeitige Lage: Sozialer Frieden, nahezu Vollbeschäftigung, blühende Wirtschaft und hohe internationale Anerkennung. Dies werden wir nur bewahren können, wenn wir weiterhin das Prinzip der Solidarität und Kooperation hochhalten, national wie international. Vor 8 Tagen haben wir friedliche – für manche sogar zu friedliche Bundestagswahlen gefeiert. Ich bin zuversichtlich, dass auch aus diesen Wahlen erneut wieder eine kraftvolle und erfolgreiche Bundesregierung hervorgeht, die wie bisher weiter eng mit Costa Rica zusammenarbeiten wird. Wir Deutschen in Deutschland und hier im Lande bleiben aufgerufen, an der gemeinsamen Sache von Humanität und von weltweiter Verantwortung in Solidarität mitzuwirken – von wo aus auch immer. Dafür mein Dank an Sie. Bleiben Sie alle gesund und mir, meiner Familie und allen meinen Kollegen und Kolleginnen an der Botschaft gewogen.


Señoras y señores:

Muchas gracias por su atención y su anuencia a dejarse torturar a través de mi discurso. ¡A la amistad germano-costarricense!

Me complace escuchar ahora las palabras del Viceministro y gran amigo personal y de Alemania, don Alejandro Solano, a quien le agradezco mucho su presencia hoy como nuestro invitado de honor.

Discurso Unidad Alemana 2017

Embajador Dr. Ingo Winkelmann